DIALOGOS CON SAN AGUSTÍN

Agustín nos escribe

Quisiera, amigos, hacerles llegar mi amistad hacia ustedes.

Les escribo estas palabras, un poco, con temor y miedo a entrometerme en sus vidas, pero con la seguridad de que esta carta ha salido de lo más hondo de mi corazón, y que en ella no hay más que amor hacia ustedes, además con la seguridad de que algo llegará a su destino aunque puedo tener las señas equivocadas.

No fui un “gran” Santo como dicen ustedes; tuve una vida inquieta y arriesgada, como la que ustedes buscan, con la alegría de la esperanza de un mundo más feliz. A ustedes paz y gracias de parte de nuestro Señor Jesús. Se han enamorado de una esperanza prácticamente imposible: seguir a Jesús de Nazaret, en un momento donde han trazado un mapa mundial de la injusticia tan enorme como el mundo. No soy pesimista, no lo soy porque tengo mi esperanza puesta en ustedes.

Amigos, han escogido el camino estrecho, pero no por ello dejan de tener la luz de Cristo que los guía; ¡si!, es muy complicado, tiene la responsabilidad de proclamar el evangelio y son el ejemplo a seguir y la luz que los ilumina. Tienen que esforzarse en conocer al prójimo, el más necesitado, y ofrecerle su amistad, esfuércense en sembrar paz en este mundo cruel, y por si fuera poco deben amar a sus enemigos. Sean artífices del diálogo, útiles en la acción y prestos en la oración. El mundo será mañana lo que ustedes hagan de él hoy. Presten toda clase de ayuda, libre, desinteresada y responsable. Se han embarcado en una empresa sin ningún tipo de seguridades.

No, tu juventud es una riqueza, no puedes conformarte con ser un náufrago indiferente en este mundo sin corazón, no pierdas el tiempo ni lo desaproveches. En esta empresa no sirven los conformistas disfrazados de rebeldes, ni los que cierran el corazón con doce candados, recuerda siempre que hoy ya nada importan los bolsillos del pantalón, la herencia de un millonario es simplemente dinero, tú estás hecho para mucho más, el plan que hay sobre ti se eleva sobre tanta crueldad. Debes atreverte a amar en este mundo, en tu entorno han olvidado a amar.

Este es el eco que espero que llegue fresco, de corazón; hoy se necesitan hombres y mujeres de pies ligeros que proclamen <<alto>> que Jesús de Nazaret es el camino, la verdad y la vida; y que hoy todavía alguien apuesta por el hombre nuevo. Es urgente responder y con gozo, es imprescindible dar vida y no palabras. ¡Sí! De qué nos sirve decir tantas palabras si en el corazón quedó tanto por decir.

Tienen miedo de vivir el estilo de Jesús porque se creen débiles y pequeños, pero no olviden que Él los ha elegido y no les fallará nunca y que lo débil es un arma muy poderosa (Beethoven era sordo, Cervantes manco y Borges es ciego…) y tu plan es de dos, tuyo y de Él.

Que nadie los detenga en sus sueños y que su entusiasmo sea siempre tan grande como su humildad y sencillez. Son la fuerza encargada de recrear el universo, el poder de sus brazos, de su corazón es la esperanza del mañana.

Fíense del que los ha llamado, oren a su Padre, oren como saben y no traten de hacerlo como no saben. Siempre juntos.

Mis mejores deseos para ustedes encargados de dar calor a un mundo que tirita de frío.

Mi abrazo más sincero.

Agustín de Hipona.

 

Continuará…



Esta página ha sido creada con Jimdo.

Con Jimdo puedes crear tu propia página web de forma gratuita y sin conocimientos previos. Elige un diseño y personaliza tu página en minutos. ¡Y listo!
Registrarse ahora en es.jimdo.com para tener una página web gratuita y ponerse manos a la obra.